Conocidas activistas de Derechos Humanos mueren en accidente de tránsito en Huehuetenango

El vehículo donde se transportaban cayó a una hondonada en un sector del municipio de Chiantla, en Huehuetenango.

Activistas de Derechos Humanos mueren en accidente de tránsito

El hecho ocurrió en horas de la noche del domingo pero fue hasta este lunes que los Bomberos finalizaron con el rescate.

Hasta el momento se desconocen las causas del accidente.

Identificadas

Las personas que murieron en el percance vial fueron identificadas como:

  • Ana Velásquez Ordoñez, de 22 años originaria de Huehuetenango.
  • Daniel Tuc Yol, piloto del automotor.
  • Ana Paula Hernández, de 42 años, de origen mexicano.
  • Sally O’Neill, de 62 años, de nacionalidad irlandesa.

Según se ha conocido Ana Paula Hernández era oficial del Programa para América Latina del Fondo Global de Derechos Humanos.

En el caso de Sally O’Neill, era representante del Fondo Global de Honduras.

Por parte, Ana Velásquez, era integrante del Consejo de Pueblos de Occidente.

Se pronuncian por la tragedia

Diversas organizaciones y entidades se han pronunciado tras conocerse de la muerte de las cuatro personas.

COMUNICADO DEL COPINH

El COPINH lamenta profundamente el fallecimiento de las queridas compañeras Ana Paula Hernández y Sally O’Neill, junto a la compañera Ana Velásquez y Daniel Tuc en el trágico accidente ocurrido en la noche de ayer en Guatemala.

Sus corazones comprometidos con la causa de las comunidades siguen latiendo en todas aquellas personas que tuvimos la fortuna de conocerles. La claridad, astucia y alegría de Sally, junto al candor y humanidad de Ana Paula nos seguirán acompañando en nuestros caminos de resistencia.
No caben las palabras para agradecer todo su trabajo en Honduras y Mesoamérica y en especial a la causa del pueblo Lenca y la lucha por la justicia para Berta Cáceres.
Encendemos una luz en honor a sus vidas de compromiso a la causa de la defensa de los Derechos Humanos y por el respeto de la dignidad de los pueblos.
Extendemos un abrazo solidario y de fuerza para las familias de nuestras compañeras y para las organizaciones hermanas del Global Fund for Human Rights y el Consejo del Pueblo Maya.
¡Hasta siempre queridas Ana Paula y Sally!

Dado en la ciudad de la Esperanza a los 8 días del mes de abril de 2019.

Desde la Coordinadora Ni Una Sola Mina comunicamos el lamentable fallecimiento de la compañera Ana Paula Hernandez y Sally O’Neill del Fondo para los Derechos Humanos Globales en un accidente de transito la madrugada de hoy lunes 8 de abril, 2019 en Guatemala. Con ellas fallecieron el compañero de Daniel Tuc de la comunidad de Huehue y la compañera del CPO, Ana Velázquez quien les acompañaba.
Hacemos extensiva nuestra solidaridad a todas las familias y organizaciones que hoy lamentan la partida física de los compañeros.
¡BUEN CAMINO! PRESENTES HOY Y SIEMPRE

____________________

Profunda tristeza por el fallecimiento de nuestras compañeras de caminar en la defensa del territorio

– 8 abril, 2019

Las personas, grupos y organizaciones que conformamos el Movimiento Mesoamericano contra el Modelo extractivo Minero -M4- lamentamos profundamente la partida de nuestra colega y amiga, Ana Paula Hernández, oficial de Programas para América Latina del Fondo Global por los Derechos Humanos, quien falleció en un accidente automovilístico en los Cuchumatanes, Guatemala. Junto a ella viajaban Sally O’neill también perteneciente a esta organización, la compañera Ana Velázquez del Consejo de Pueblos Wuxhtaj de Guatemala y Daniel Tuc, chófer de confianza de compañeros y compañeras de organizaciones de la región.

Ana Paula fue una persona muy importante para el proceso que emprendimos como Movimiento M4 en 2011 allá en nuestra primera reunión en Honduras. Tanto ella como el Fondo Global por los Derechos Humanos han apoyado desde ese incipiente inicio nuestro caminar y ella en particular nos ha acompañado y participado innumerables veces en momentos claves de construcción de este proceso, demostrando un enorme compromiso humano con las personas que defendemos el territorio, creyendo en nosotras y nosotros en cada momento, acompañándonos con sus sonrisas, preocupada y ocupada por fortalecernos día a día.

Extrañaremos enormemente su presencia entre nosotros. Saludamos con profundo dolor y pésame a la familia y compañeros y compañeras que compartían trabajo con ella y también de quienes partieron junto a ella.

Hasta siempre, Ana Paula. Seguirás presente en nuestros corazones con todo el compromiso que nos compartías a cada paso. Sabemos de tu cariño por nuestras luchas y seguirás siendo una luz en ella. ¡Buen camino compañeras y compañero!

Movimiento Mesoamericano contra el Modelo extractivo Minero -M4-

____________

Recordando a Sally O’Neill

WOLA se une a la familia y amigos de Sally O’Neill para expresar nuestra tristeza ante la trágica muerte de Sally, y sus colegas Ana Paula Hernández, Daniel Tuc, y Ana Velásquez, cuando su coche se salió de la carretera en Huehuetenango, Guatemala, el domingo 7 de abril.

Sally ha sido miembro de la Junta Directiva de WOLA desde 2015 y ha sido una vieja amiga y aliada. No podemos expresar suficientemente cuanto apreciamos y nos hemos beneficiado del apoyo de Sally y su sabiduría.

Sally tuvo un profundo y constante compromiso con los derechos humanos y la justicia social en América Latina, y un compromiso especial con el pueblo de Honduras, donde vivió durante muchos años. Ella era al mismo tiempo profundamente irlandesa, como cualquiera que la conocía podría atestiguar. Su franqueza, su calidez, su sentido del humor y su compromiso eran características que todos los que la conocían recordarán.

Sally llegó a Centroamérica a fines de la década de 1970 y pasó 37 años representando a Trocaire, la agencia de ayuda católica irlandesa. Ella conoció y trabajó con Monseñor Romero en El Salvador; fue una de las primeras investigadoras de la masacre de El Mozote y trabajó en temas de derechos humanos en Honduras y en toda la región. Sally coordinó el trabajo para apoyar la ayuda humanitaria para los refugiados de América Central, para apoyar los esfuerzos de reconstrucción en Honduras y otros lugares después del huracán Mitch, y a los grupos de la sociedad civil centroamericana en su defensa de los derechos humanos, la justicia social y el desarrollo equitativo. Su habilidad para entablar relaciones basadas en la confiesa y el respeto con las personas de allá, mientras se mantenía en contacto con los oficiales, fue único y tremendamente valioso.

El legado de Sally perdurará, en Honduras e internacionalmente.

El presidente de la junta de WOLA, Steve Bennett, dijo: “Sally fue una inspiración, y su pérdida deja un tremendo vacío para todos aquellos que trabajaron con ella. Estoy profundamente agradecido por haber tenido la oportunidad de conocerla”.

El presidente de WOLA, Matt Clausen, agregó: “Sally era una verdadera ciudadana del mundo, capaz de defender eficazmente a todos los que tocaba, desde campeones locales hasta líderes mundiales, y lo hizo con una convicción increíble y una sonrisa. Fue un honor tenerla en la Junta Directiva de WOLA”.

Extendemos nuestra más profunda simpatía a su familia, amigos y colegas.

______________

Recordando a Ana Paula Hernández

WOLA lamenta profundamente la muerte repentina de Ana Paula Hernández, una colega y querida amiga de muchos miembros del personal de WOLA, que dedicó su vida a la defensa y el apoyo de los derechos humanos en América Latina. El domingo 7 de abril, Ana Paula falleció después del automóvil en el que estaba con su colega, Sally O’Neill, miembro de la junta de WOLA, la defensora de los derechos humanos guatemalteca Ana Velásquez, y Daniel Tuc, se saliera de la carretera en Huehuetenango, Guatemala.

El trabajo de Ana Paula en el Fondo para los Derechos Humanos Mundiales (Fund for Global Human Rights) desde 2011 fue fundamental para apoyar a las principales organizaciones locales de derechos humanos en México y Centroamérica en su labor de responsabilizar a los gobiernos y corporaciones por violaciones de derechos humanos y otras atrocidades y crímenes. Ana Paula los abrazó en su lucha, ya sea acompañando a las familias de los desaparecidos en México o visitando a las comunidades indígenas que se resisten a las compañías mineras que invaden sus territorios en Centroamérica.

Además de su trabajo en el Fondo, el personal de WOLA tuvo el honor de trabajar con Ana Paula durante su tiempo en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, y a través de varias consultorías, para abogar por el respeto de los derechos humanos en México con los políticos de Estados Unidos y el gobierno mexicano.

Ana Paula también colaboró ​​con WOLA en la promoción de políticas de drogas basadas en los derechos humanos. Se unió a un equipo de investigación de WOLA-TNI y escribió el primer informe sobre políticas de drogas y prisiones en México que formó parte de un estudio regional más amplio sobre ese tema publicado en 2010. Ese equipo de investigación se convirtió luego en el Consorcio de Investigación sobre Drogas y la Ley (Colectivo de Estudios Drogas y Derecho, CEDD).

La calidez, la alegría y la pasión de Ana Paula por la vida y por los derechos humanos se reflejaron en todo lo que hizo. Se convirtió en un punto focal para muchas organizaciones locales y dejó una huella en el trabajo para apoyar los derechos humanos en México y Centroamérica. Ella será muy extrañada por WOLA y muchos otros en la región.

WOLA expresa nuestras más profundas condolencias a la familia, los amigos y el personal de Ana Paula del Fondo por los Derechos Humanos Mundiales.

La emotiva carta que escribió el presidente de Irlanda por la muerte de activista en Guatemala

08 de Abril 2019

Una de las fallecidas en el accidente ocurrido en Huehuetenango, era una reconocida activista irlandesa en el área de derechos humanos

El presidente de Irlanda  Michael D. Higgins conocía el trabajo que realizaba Sally O’Neill Sanchez en Guatemala, por eso lamenta su fallecimiento por medio de la cuenta oficial de la Presidencia en la red social Twitter.

La carta dedicada a Sally se dice lo siguiente:

La noticia de la muerte de mi amiga Sally O´Neil Sánchez y tres de sus compañeros de trabajo me ha entristecido enormemente, ya que todos sabrán la notable labor de Sally para la respuesta humana y global a la pobreza.

Al unirse a Trócaire en 1978, se distanció durante cuatro décadas a través de su compromiso y su fe inquebrantable en la dignidad y la igualdad inherente de todos los seres humanos. Su trabajo la colocó en la primera línea durante algunos años en los trabajos humanitarios globales más importantes.

Haber conocido a Sally O´Neill Sánchez fue un privilegio. Tener que estar con ella en algunos de los lugares de conflicto, angustia y sufrimiento humano era ver el esplendor, la compasión y el amor ilimitado que aportaba a su compromiso con los pobres, los oprimidos y los desplazados.

Sus primeros trabajos en América Central fueron innovadores, ella si estuviera en vida continuaría comprometiéndose con todos los que sufren en El Salvador, Honduras y Guatemala.

El Presidente de Irlanda se mostró muy agradecido porque Sally formo parte del Panel de Alto Nivel por recibir el premio al “Servicio Distinguido a la Presidencia para los Irlandeses en el Extranjero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *