Caso de corrupción de “Cash Luna” puede revelar nexo entre narcotráfico y religión en Guatemala

Escrito por Parker Asmann
Una nueva investigación afirma que uno de los pastores evangélicos más influyentes de Guatemala aceptó dinero de una reconocida narcotraficante, y pone de manifiesto cómo la iglesia actúa como operador político en el país centroamericano.

Carlos Enrique Luna, más conocido como “Cash Luna”, el fundador y pastor líder de la iglesia evangélica La Casa de Dios —una de las megaiglesias de Latinoamérica— presuntamente recibió dinero de la convicta narcotraficante guatemalteca Marllory Chacón Rossell, alias “La Reina del Sur”, como un aporte para la construcción de un complejo religioso de varios millones dólares, según una investigación reciente, publicada por Univisión el 3 de diciembre.

En enero de 2012, la Oficina del Tesoro de Estados Unidos para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) sancionó a Chacón y la calificó de ser “una de las narcotraficantes más prolíficas de Centroamérica”.

Hacia 2010, la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) se infiltró en la organización criminal de Chacón usando al piloto colombiano Jorge Mauricio Herrera, quien transportaba cocaína a Guatemala para Chacón en nombre de un cartel colombiano, según Univisión. Se dice que Herrera estuvo presente en varias entrevistas en las que Chacón y Luna hablaron de transferencias de dinero. Otra persona cercana a Chacón relató a Univisión que ellos entregaban personalmente el efectivo a Luna, quien “constantemente le pedía” dinero.

Luna era presuntamente “la mano derecha” de Chacón. El pastor sabía, según afirma Herrera, que ella se dedicaba al narcotráfico y que el dinero que él recibía provenía de la droga. Chacón se entregó a las autoridades estadounidenses en 2014 y posteriormente se declaró culpable de delitos por drogas en 2015.

Cerca de 12.000 fieles escuchan los sermones semanales de Luna en su iglesia en Ciudad de Guatemala, que se dice que está avaluada en unos US$45 millones. La iglesia es la más grande de su tipo en Latinoamérica. Fue inaugurada en 2013 por el expresidente Otto Pérez Molina, quien ahora se encuentra preso junto con su ex vicepresidenta, Roxana Baldetti, por cargos de corrupción.

Un vocero de la Fiscalía General de Guatemala confirmó que las autoridades han abierto una investigación a Luna por sus presuntos nexos con Chacón. No es claro qué división investigará a Luna, pero lo más probable es que sea una indagación por lavado de dinero.

La abogada de Chacón negó que alguna vez haya lavado dinero con Luna o su congregación. Luna y Casa de Dios también rechazaron las acusaciones. Luna declaró que es “respetuoso de la ley”, y añadió que ha “cumplido con las normativas y regulaciones a las cuales estoy sujeto”.

Análisis de InSight Crime

Los nexos entre uno de los pastores más prominentes de Guatemala y una de las traficantes de droga más notorias del país son una muestra de cuánto poder tiene la iglesia evangélica en ese país. Pero la iglesia también desempeña un rol de peso como operador político en otro sector de la sociedad: la política.

El mismo presidente de Guatemala Jimmy Morales es cristiano evangélico, y la Casa de Dios de Luna fue el centro de apoyo de su exitosa campaña presidencial en 2015. Además, los dos, según se dice, celebraron una entrevista exclusiva durante su campaña. Morales es actualmente investigado por presunta financiación electoral ilícita en su puja por la presidencia.

Pero Morales no es el único político con nexos dudosos con Casa de Dios y con Luna. Las autoridades revelaron que Baldetti —quien se encuentra pagando 15 años de prisión por cargos de corrupción por su participación en un multimillonario caso de fraude, y quien también fue imputada por las autoridades estadounidenses por tráfico de cocaína— usó más de US$50.000 de dineros públicos en 2013 para donar una enorme bandera de Guatemala a la iglesia Casa de Dios.

Fuente: Insighcrime.org