Trump promete acabar pronto con la separación de los niños de las familias de migrantes ilegales

El presidente de EE.UU. ha anunciado que firmará próximamente un decreto que resolvería este problema de las familias de migrantes.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado este miércoles que tomará pronto medidas con respecto a su propia política de separación de las familias de inmigrantes ilegales en la frontera de EE.UU. con México, informa CBS News.

“Pronto firmaré algo que va a resolver esto. Haré algo que sea un tanto preventivo y, en última instancia, será acompañado por una legislación, estoy seguro”, afirmó Trump.

Además, el mandatario declaró que el Partido Republicano aboga por la seguridad y quiere mantener a las familias de los inmigrantes irregulares unidas.

“Queremos resolver este problema inmigratorio”, concluyó.

Anteriormente, se informó que la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU. había redactado una orden para terminar con la separación de familias de migrantes en la frontera de EE.UU. con México.

En aquel momento no se precisó si el presidente Trump iba a ratificar este documento.

  • Este 18 de junio, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, en el marco de un discurso en la 38ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU llamó a las autoridades de EE.UU. a acabar con la práctica de separación forzada de niños de las familias inmigrantes que entran ilegalmente en territorio estadounidense a través de su frontera con México.
  • Al Hussein describió esta práctica de la administración Trump como “abuso intolerable a los niños” que es sancionado por el Gobierno” y puede causar “daños irreparables para toda la vida”.
  • Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) también condenó la situación de niños migrantes en EE.UU. que fueron separados de sus padres y encerrados en jaulas de metal mientras su progenitores son sometidos a investigaciones por su estatus migratorio irregular.
  • La titular del organismo, Henrietta Fore, aseguró que la detención y la separación familiar “son experiencias traumáticas que pueden exponer a los niños más vulnerables a la explotación y el abuso”, además de “generarles un estrés tóxico“.