Muere ex-presidente y alcalde capitalino Álvaro Arzú

El ex-presidente y cinco veces alcalde Álvaro Arzú Irigoyen, sufrió un infarto cuando practicaba golf en un exclusivo campo de la capital guatemalteca.

La noticia corrió como reguero de pólvora, aun cuando no se había confirmado la muerte del alcalde Arzú, las redes fueron las primeras que adelantaron la noticia, y no fue sino hasta que la concejal de la corporación municipal Rosa María Botrán, confirmó el lamentable suceso.

las muestras de condolencia no se hicieron esperar y en cuestión de segundos miles de guatemaltecos empezaron a expresar sus muestras de condolencia a la familia y amigos del alcalde.

Los hechos

Según el relato de un testigo de la tragedia, que una emisora local difundió, el alcalde se encontraba jugando golf en un exclusivo campo del Club San Isidro zona 16, al lado de su hijo Álvaro Arzú Escobar, actual presidente del Congreso de la República y los señores Roberto Barnoya y Erique Montano, cuando a éste le tocaba tirar desde el hoyo nueve, repentinamente se desplomó y fue auxiliado por su hijo y amigos, quienes de inmediato lo trasladaron en un vehículo particular hacia el centro hospitalario El Pilar, en el camino el alcalde fue transbordado a una unidad de los bomberos voluntarios, sin embargo todo intento por salvar su vida fue inútil, ya que falleció al ingreso del aquel hospital.

Hasta la urgencia de aquel centro hospitalario se dieron cita, ministros del actual gobierno y diversos funcionarios, también llegaron miembros del ejercito para coordinar las exequias por su calidad de ex-presidente, mismas que empiezan éste sábado 28 en el salón mayor del Palacio Nacional de la Cultura desde las 9:00 horas, para luego ser trasladado el domingo 29 al Palacio Municipal en el Centro Cívico de ésta ciudad, y el lunes 30 sus restos serán inhumados en el panteón familiar.

Vida de Álvaro Enrique Arzú Irigoyen

Nació en el seno de una familia acomodada en la ciudad de Guatemala, el 14 de marzo de 1946, desde muy joven se motivado a participar en política, uniéndose a las juventudes del entonces Partido Movimiento de Liberación Nacional, un partido de ultraderecha que e su momento fue señalado de violaciones a los derechos humanos y que desapareció después del golpe de estado contra el presidente Romeo Lucas García en 1982, para esa época Arzú y en ese gobierno el joven Arzú fungió como director del Instituto de turismo INGUAT,  cargo que abandono para correr en su primera elección a la alcaldía municipal, misma que ganó, pero declino aceptar la vara edilicia del entonces Jefe de Estado Efraín Ríos Montt, sin embargo este hecho o desanimó a Álvaro Arzú quien compitió e los siguientes procesos eleccionarios y ganó otra vez la alcaldía metropolitana.

Fue canciller de la República en el controversial mandato del ex-presidente Jorge Serrano Elías (1990-1993), pero renunció, debido a diferencias sobre el manejo del gobierno. En la elección del 12 de noviembre de 1995 Arzú superó con el 36,5% de los votos a Alfonso Antonio Portillo Cabrera, del Frente Republicano Guatemalteco (FRG, partido fundado por el ex dictador Ríos Montt, a quien la ley impedía postularse a la Presidencia), y le batió definitivamente en la segunda vuelta del 7 de enero de 1996 con el 51,2%. El 14 de enero tomó posesión de la primera magistratura de la nación con un mandato cuatrienal en sustitución de Ramiro de León Carpio, quien había sido aupado a la Presidencia en 1993 a raíz del fallido autogolpe de Serrano. En cuanto al PAN (partido creado por él), obtuvo una mayoría relativa en el Congreso con el 34,3% de los votos y 43 de los 80 escaños (había obtenido 12 en las legislativas de 1990 y 24 en las de 1994), alcanzando la condición de principal partido del país.

Su gobierno se caracterizó por el desarrollo de obra pública y la privatización de algunas empresas del Estado de Guatemala, tal es el caso de la Empresa Eléctrica de Guatemala, el correo y la telefónica GUATEL. Si bien la venta de activos estatales hizo más eficientes y funcionales los servicios antes públicos, estas privatizaciones fueron sindicadas como poco transparentes, (en donde el entonces presidente salió beneficiado con la venta de la empresa telefónica.). En la actualidad, Guatemala cuenta con una industria moderna, pujante y competitiva en materia de telecomunicaciones.

Durante su gobierno se vivió un alarmante incremento en los secuestros, por lo que se vio obligado a realizar un refuerzo y depuración de las fuerzas de seguridad para hacerlas mejor operantes, logrando los mejores resultados en materia de seguridad de los últimos años. Según el informe de la violencia en Guatemala, Arzú logra con su política de seguridad, el punto más bajo del índice de homicidios a nivel de la república de los últimos 16 años.

En febrero de 1996, su gobierno recibió la segunda visita del Papa Juan Pablo II.

El más grande logro que tuvo el gobierno de Arzú fue la firma de los Acuerdos de Paz en Guatemala, el 29 de diciembre de 1996, con la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG). Acuerdos que se venían negociando desde 1988. Antes de tomar posesión, ya había mantenido contactos con la comandancia guerrillera y había hecho de la conclusión del proceso de negociaciones un eje de su campaña electoral.

Uno de los grandes retos que tuvo la administración arzuista fue responder a la emergencia que representó el paso del Huracán Mitch por Guatemala en 1998. El huracán dejó como consecuencia el daño considerablemente a la infraestructura del país, desató crecidas de ríos y deslaves de tierra, enfermedad entre miles de personas, así como otras miles sin hogar. También, representó un grave daño a la economía del país por la pérdida de cosechas y productos destinados a la exportación.

Probablemente, uno de los eventos de mayor trascendencia durante su presidencia fue el asesinato del obispo guatemalteco, defensor de Derechos Humanos, Juan José Gerardi Conedera, ocurrido el 26 de abril de 1998, dos días después de que había publicado sus conclusiones sobre la documentación de crímenes durante la dictadura militar en el informe “Guatemala, Nunca más”, donde se atribuyó al Ejército y a las organizaciones paraestatales a él sujetas, el 93% del total de las violaciones de los Derechos Humanos, correspondiendo un 3% de las mismas a las diversas organizaciones guerrillas, en 36 años durante el período comprendido entre 1960 y 1996. Arzú declaró tres días de duelo nacional y se aprestó a afirmar que el asesinato había sido un crimen común, no político. Formó una comisión con sus más valorados colaboradores y, además, con miembros de la Iglesia, para investigar exhaustivamente el asesinato; sin embargo, desde el inicio de la investigación se observó una actitud flagrante por parte de Arzú para desvincular a sectores del Estado del hecho. Casi cuatro años luego, tres miembros del ejército, incluido un capitán que formaba parte de su seguridad, fueron en efecto juzgados y hallados responsables de la muerte del obispo.

En cuanto a la economía, a pesar de los destrozos provocados por el huracán Mitch en octubre de 1998 y de los escasos progresos en los indicadores de desarrollo humano, Arzú presentó como logros al final de su mandato un crecimiento anual en torno al 3% del PIB y una inflación reducida al 5%. Fue el Gobierno de le época democrática que más obra pública realizó en el interior del país, cifra que ningún otro gobierno ha logrado iguala, a la fecha. Neoliberal sin cortapisas, bajo su gobierno se procedió a la privatización general del parque empresarial público, inclusive la eléctrica EEGSA, la telefónica GUATEL (empresas que no generaban grandes ingresos pero sí gastos enormes al Estado) y los ferrocarriles FEGUA. El Gobierno de Arzú recibió el país con cobertura eléctrica inferior al 30% y lo entregó con acceso a energía eléctrica en el 70%, actualmente gracias a la privatización el índice es superior al 90%. En el plano de la telefonía, en Guatemala la cobertura era menor al 20% y en la actualidad hay más teléfonos que habitantes, dejando de ser hoy un privilegio, como lo era en la época de la empresa estatal. En el plano de los ferrocarriles, gobiernos posteriores disolvieron la privatización y volvieron a nacionalizar el tren, gracias a las gestiones de Arzú, los ferrocarriles habían vuelto a circular y al ser nacionalizados nuevamente, en gobiernos posteriores, la empresa estatal de ferrocarriles volvió a quedar en ruinas y a la fecha el ferrocarril no ha vuelvo a circular.

En el plano exterior, Arzú participó en las Cumbres Iberoamericanas anuales y en las de presidentes centroamericanos. El 16 de abril de 1998, el ministro de Economía, Juan Mauricio Wurmser, signó en Santo Domingo el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y la República Dominicana, que para Guatemala iba a entrar en vigor el 3 de octubre de 2001. El 10 de marzo de 1999, Arzú recibió a Bill Clinton en el curso de su gira regional, ocasión en la que el mandatario estadounidense expresó su pesar por el apoyo prestado por su país a las dictaduras militares guatemaltecas, implicación que ya había sido documentada por la CEH. Se trató de la primera visita de un presidente de Estados Unidos desde 1968. El 11 de marzo, Arzú hizo de anfitrión de una cumbre extraordinaria de presidentes centroamericanos en la ciudad de Antigua a la que se sumó Clinton, y el 18 y el 19 de octubre del mismo año repitió la función en la capital del país con motivo de la XX cumbre ordinaria. En el mismo escenario se desarrolló del 6 al 8 de junio de 1999 la apertura de la XXIX Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Por otro lado, el 27 de enero de 1998, Guatemala restableció las relaciones diplomáticas con Cuba, poniendo fin a 38 años de ruptura.

Fue alcalde de la Ciudad de Guatemala, por primera vez de 1986 a 1990, en los años  de 1996 a 2000  Presidente Constitucional de la República de Guatemala y desde 2004 alcalde de la ciudad de Guatemala.