Se fugó la Patrona

La fuga de Marixa Lemus alias “La Patrona”, condenada a 94 años de prisión por asesinato, secuestro y extorsión, refleja el caótico estado del Sistema Penitenciario de Guatemala – SP, que hasta la fecha ha estado dirigido por funcionarios de dudosa reputación, algunos ya purgando cárcel o vinculados a casos en procesos judiciales, señalados por diversos sectores de haber cometido presuntamente actos de corrupción, tráfico de influencias, traslados de reos a cambio de beneficios económicos, permitir el ingreso de ilícitos a las cárceles, muertes sin esclarecer dentro de las instalaciones y otros. Es por eso, que esta fuga de alias la Patrona, de la cual las autoridades no han oficializado la forma en que se realizó el escape,  nos demuestra la incapacidad fundamentalmente en el sistema y las autoridades, que al no tener la contundencia de la condena a través de la prisión,  queda a criterio de los directores de las cárceles muchas de las normativas a implementarse, prestándose esto a corrupción también en la compra de voluntades.

En el caso específico de alias la Patrona, sorprende que hace unas 48 horas era trasladada a su cita en un tribunal capitalino para enfrentar nuevos cargos por casos de asesinato y como cabecilla de una banda dedicada al secuestro, extorsión y asesinato, horas después ya goza de la libertad en un escape sin precedentes en una de las instalaciones de presos VIP, ya que la cárcel donde guardaba prisión, funciona en parte de las instalaciones de la Brigada Militar “Mariscal Zabala”, comandada por el General de Brigada Ronald Velásquez; esta prisión cuenta con dos garitas, a cargo de la autoridad militar, para mayor control en el ingreso y anillos internos de seguridad bajo la vigilancia del Sistema Penitenciario, situación que hace suponer que tuvo que existir complicidad a lo interno de esta instalación y del Sistema Penitenciario, que bajo la dirección de Nicolás García Fuentes, ha tenido varios señalamientos, el más reciente fue acerca de las presuntas negociaciones bajo la mesa con mareros del Barrio 18 para no ser trasladados a otras cárceles e ingreso de ilícitos, que fueron puestas en evidencia por medio de un reportaje de noticiero Guatevisión la semana pasada.

El Sistema Penitenciario está bajo la coordinación del Ministerio de Gobernación, encabezado por el ministro Francisco Rivas, quien a pesar de los múltiples señalamientos en contra de García Fuentes, lo mantiene en el cargo y sigue puesta su confianza en él, ya que sigue dirigiendo las cárceles del país. Al ser consultada la Fiscal General Thelma Aldana, dijo que entre las investigaciones de este caso, definitivamente será investigado García Fuentes.

Esta no es la primera fuga de Marixa Lémus, señalada por las autoridades como una asesina de alta peligrosidad, ya que hace un año, en mayo de 2016, se dio a la fuga del Centro de Detención Preventiva para Mujeres “Santa Teresa”, siendo recapturada inmediatamente, sin embargo este no parece ser el caso en la actualidad, ya que al paso de las horas empiezan a conocerse versiones de cómo pudo escapar, siendo una de ellas, que fue aparentemente en el cambio de guardia del SP alrededor de las 6:00 de la mañana, otra versión apunta que fue en algún momento entre su retorno a “Mariscal Zabala” luego de la audiencia en torre de tribunales de la ciudad guatemalteca. Cualquiera que haya sido el caso, esta fuga nos recuerda la fragilidad de un sistema corrompido hasta la médula y de la inmediata necesidad de renovar por completo el concepto de cárcel y condenas que rigen en nuestro país.