Trump agita su discurso más nacionalista jaleado por sus seguidores: “Cumplo lo que prometí”

Ha sido recibido como un héroe por quienes hace un año lo abucharon.

Trump promete que EE.UU. volverá a ganar e imponer su poderío militar

Insiste en su promesas de campaña y promete acelerar la construcción del muro

Vuelve a atacar a la prensa y al FBI por no detener las filtraciones

Donald Trump ha hecho un regreso triunfal a la Conferencia de Acción Política Conservadora, el cónclave anual de los republicanos que hace tan sólo un año le abucheó y le dio espalda. Hoy, como presidente de Estados Unidos, el magnate ha sido jaleado y ha prometido que con su llegada a la Casa Blanca el país volverá a “ganar” e imponer su poderío militar gracias a un gran aumento del gasto en defensa.

“¿Cuándo fue la última vez que ganamos? ¿Cuándo fue la última vez que ganamos una guerra, algo?”, ha dicho Trump ante los suyos. “Nadie se va a meter con nosotros (…) Creo en la paz a través de la fuerza”, ha añadido sin entrar en detalles, un día después de reafirmar su intención de liderar la carrera nuclear.

En los días previos a la CPAC, que este año se celebra en Maryland, funcionarios de la Casa Blanca han comparado a Trump con otro presidente que, como él, llegó del mundo del espectáculo para apuntalar un nuevo conservadurismo: Ronald Reagan. Y, de hecho, Trump ha sido el primer mandatario en dirigirse en pronunciar un discurso ante la conferencia conservadora desde que lo hiciera Reagan en 1981.

“Vamos a construir el muro (…) antes de lo previsto”

Trump, como ha hecho desde que llegó a la Casa Blanca, ha repetido el mismo discurso que enardece a sus seguidores: reducir la inmigración, recortar el gasto público, defender el derecho a portar armas, honrar a los veteranos, crear puestos de trabajo para los ciudadanos estadounidenses, y acabar con el terrorismo.

“Vamos a construir el muro, no os preocupéis. De hecho, va a comenzar pronto, antes de lo previsto”, ha subrayado Trump, al defender su plan de reforzar el control migratorio para echar de su país a los “tipos malos”.

El mensaje de Trump contrasta con la actitud dialogante que han mantenido su secretario de Estado, Rex Tillerson, y el responsable de Seguridad Nacional, John Kelly, durante su viaje a México. Este mismo jueves, ambos garantizaron al presidente mexicano que no iba a haber deportaciones masivas y que actuarían conforme a derecho, y respetando los derechos humanos.

Yo no estoy representando al mundo, estoy representando a nuestro país“.

Trump ha aprovechado el caluroso recibimiento de los conservadores para enarbolar la bandera nacionalista. “Yo no estoy representando al mundo, estoy representando a nuestro país”, ha exclamado. “Somos estadounidenses y el futuro nos pertenece a nosotros”, ha enfatizado ante la audiencia de activistas conservadores venidos de todo el país, y reunidos en un complejo hotelero a las afueras de Washington a orillas del río Potomac.

A juicio de Trump “la cooperación global está bien”, pero ha marcado distancias con el multilateralismo al anotar que no existe una “moneda global” o una “bandera global”.

Su encendido discurso nacionalista, que ha recordado a sus mítines durante la campaña electoral, ha sido coreado constantemente con los gritos de “USA, USA, USA” por parte de los asistentes. 

Fuente: www.rtve.es