¿Qué tiene el TCQ que atrae presidentes?

Escrito por Juan Francisco Rodríguez

$30 millones de dólares. Esa fue la cantidad que se presume se habría recibido en “mordidas” en el gobierno de Otto Pérez y Roxana Baldetti, por la concesión del fraudulento negocio conocido como TCQ y por el cual el ex-binomio, hoy está en prisión preventiva.

Todo inicia cuando contactan a la empresa TCB, Transportes de Contenedores de Barcelona, misma que abre una filial en nuestro país a la que denominan Transportes de Contenedores Quetzal-TCQ. A esta empresa se le ofrece la concesión de un área de Puerto Quetzal en calidad de usufructo, por más de 20 años, para que terminado ese período de tiempo pase a ser propiedad del Estado de Guatemala, para ser operado por la Empresa Portuaria Quetzal-EPQ; desde este punto de vista todo parece ser legal, sin embargo, según Juan Carlos Monzón, ex-secretario privado de la vice-presidente Baldetti, ahora colaborador eficaz de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala-CICIG, en este negocio hubo acciones fraudulentas de por lo menos 12 personas directamente, desde el propio ex-presidente Pérez Molina hasta grupos de sindicalistas portuarios encabezados por Lázaro Reyes, Julio Roberto Esquivel Orellana y Julio César Zamora, Juan José Suarez director de TCQ, Allan Marroquín ex-interventor de EPQ, Julio Sandoval ex sub-interventor de EPQ,  los personeros de TCQ Ángel Pérez y Mauricio Garín, además William Shwank y Guillermo Lozano, hasta llegar a Douglas Charchal y Vladimir Aguilar ex-magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

 

Lo que dice el Contralor

El recién pasado 9 de febrero, el Contralor General de la Nación, Carlos Mencos, envió un oficio a José Gil Natareno, gerente de la Empresa Portuaria Quetzal-EPQ, en la que le detalla los puntos por los cuales no debe entrar en operaciones la Terminal de Contenedores Quetzal-TCQ, debido principalmente al juicio que se ventila en los tribunales correspondientes.

 

¿Cuál es el interés del presidente Morales en el TCQ?

A pesar que todo este proceso ya está en los tribunales guatemaltecos, aun cuando faltan algunas capturas importantes y que el Ministerio Público con Thelma Aldana y la CICIG con el comisionado Iván Velásquez enfrentan a todo un complejo sistema para que predomine la justicia y que todo parece avizorar una posible condena a quienes participaron de tremendo fraude al Estado, el actual gobierno de la República encabezado por el presidente Jimmy Morales ha abanderado una carrera por restablecer de nuevo esta negociación ahora con APM Terminals, instruyendo a la Procuradora General de la Nación, Gladys Annabella Morfin Mansilla, al punto de ya haber pactado una “reparación civil” para el Estado por $42.3 millones de dólares, de los cuales ya recibió $32.7 millones de dólares, sin esperar el debido proceso judicial que se lleva en las cortes; el presidente Morales podría estar cayendo en una ilegalidad en su incomprensible interés por meter las manos en un negocio a todas luces fraudulento y lesivo para el país. Los diputados al Congreso de la República han sido más cautos y temerosos, no han conocido el caso, han dejado sólo al presidente Morales al frente de este proceso, quizá para no pagar las consecuencias políticas de una negociación mal hecha y que lesiona los intereses de los guatemaltecos, los diputados hasta el momento han preferido esperar los resultados del debido proceso. Hace unos días, contra viento y marea, Jimmy Morales anunció que muy pronto empezaría a operar TCQ. Por su parte la empresa APMT Terminals ya anunció a sus clientes el inicio de operaciones de Terminal de Contenedores Quetzal-TCQ para el próximo jueves 9 de marzo de 2017. ¿Cómo y por qué? Aun no lo sabemos.

Surgen muchas preguntas sobre este sonado caso del TCQ, desde esa negociación de APM Terminals, de la que no se sabe mucho directamente con el Ejecutivo, hasta el lento avance en los tribunales del Organismo Judicial, pasando por esos $32.7 millones de dólares recibidos y que fueron depositados directamente en las arcas del Crédito Hipotecario Nacional-CHN, las capturas pendientes, y porque no avanza el proceso de extinción de dominio de las instalaciones de TCQ cuando ya a los involucrados si se les han extinguido algunos bienes.

Desde luego, la prudencia y sensatez, parecen no ser atributos del mandatario Morales, que con esta negociación podría estar definiendo un rumbo malogrado de su gestión. Por favor ¡Asesórenlo correctamente! El ex-presidente Otto Pérez Molina está preso por ese mismo caso, ¿Qué parte no se entiende?